“EL LINFEDEMA PRIMARIO”

El linfedema primario se produce por una alteración del sistema linfático que provoca un aumento de volumen de las extremidades. En función de la edad de aparición de la patología se clasifica en: congénito, precoz y tardío. Las estadísticas son dispares y el número de casos varía entre 1/10.000 y 1/33.000, siendo la incidencia mucho menor entre cero y 20 años (1,5/100.00). Su localización es más frecuente en los miembros inferiores aunque también puede aparecer en los brazos o en la cara. Cuando aparece en los miembros inferiores, generalmente afecta a una sola pierna, pero pueden estarlo las dos.

El linfedema congénito puede estar presente al nacer o manifestarse durante el primer año de vida. Se clasifican en dos grandes tipos: de origen genético, o idiopático. Si el origen es genético estarán afectados varios miembros de la familia (6-12% de los primarios) y puede presentarse solo o junto con otras alteraciones. El idiopático afecta a un solo miembro de la familia y su diagnóstico es por exclusión.

PIE-BEBE-LINFEDEMAEl linfedema precoz aparece entre 1-35 años de edad y la mayoría son idiopáticos, (77-94% de los primarios). Aparece con más frecuencia en mujeres, en la pubertad y en los miembros inferiores. El debut del linfedema, generalmente un edema en un pie sin causa aparente, debería hacernos sospechar. El desconocimiento de la patología, la forma de debutar y su progresión, en muchos casos provoca un ir y venir de especialista en especialista, realizando pruebas innecesarias y perdiendo un tiempo precioso en la instauración de un tratamiento precoz.

El linfedema tardío aparece después de los 35 años (11%). El sistema linfático ha sido capaz de realizar su función hasta ese LINFEDEMA
momento aunque existía una alteración en su desarrollo. Cualquier causa que produzca un aumento de su capacidad de transporte, como un traumatismo, un viaje largo en avión, una cirugía… puede poner de manifiesto esta insuficiencia y hacer evidente el linfedema.  

El tratamiento de los linfedemas en pediatría, dado el carácter crónico de esta enfermedad, hace necesario un enfoque diferente de los linfedemas en pacientes adultos. Es preciso enseñar a los padres el manejo de la patología para que puedan ser autosuficientes en el cuidado el niño o niña.

Todos los linfedemas primarios, independientemente de la edad de aparición y del tiempo de evolución, tienen tratamiento. Un fisioterapeuta especializado puede ayudar a mejorar la patología y evitar su progresión.

Comentarios 4

  1. Hola, tengo linfedema e MSI por problemas vasculares. Estoy operada de un síndrome de desfiladero torácico. Además tengo colocado desde hace 9 años un sten que ahora está roto y me está dando problemas,pues no hay forma de quitarlo. Tengo cada vez más limitación en mi brazo con linfedema y me gustaría recibir información. Un saludo y gracias!

    1. Hola Lourdes.

      Muchas gracias por escribirnos.
      Nos pondremos en contacto contigo por correo electrónico.

      Un cordial saludo.

  2. Hola, buenas tardes:
    Me llamo Natalia y tengo 34 años me acaban de diagnosticar linfedema primario tardío. Vivo en Melilla y no encuentro ninguna asociación ni nadie que tenga lo mismo que yo, pues me gustaría intercambiar información, hábitos saludables que me ayuden, por lo menos a que no vaya a peor.
    Muchas gracias
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *