Imprescindibles para mejorar el linfedema: tratamiento del hombro y de la axila

Este mes seguimos hablando del 26º Congreso Internacional de Linfología. Como ya os avanzamos en posts anteriores, dentro del apartado “Tratamientos físicos para las alteraciones linfáticas” Irene del Olmo, secretaria de AEL, presentó un trabajo realizado por Paloma Domingo, Ángela Río, la propia Irene del Olmo, Ester Cerezo, Raquel Reinaldos y Beatriz Abascal, todas ellas pertenecientes a parte del grupo de investigación de la Asociación Española de Linfedema.

La ponencia llevaba por título “Linfedema de miembro superior. Tratamiento combinado con la movilización de la fascia axilar y cintura escapular con Terapia Linfática Global en grados I, II, III”: resultado de una serie de casos clínicos de pacientes tratados en las clínicas de referencia nacional en Fisioterapia Oncológica y Linfedema.

Os queremos presentar estos estudios, ya que en muchas ocasiones se piensa que el tratamiento con Drenaje Linfático Manual es suficiente para reducir el volumen de un linfedema y esto no es así. Para obtener buenos resultados es imprescindible hacer un tratamiento global y en esta idea basamos el estudio.

El procedimiento que utilizamos se apoyaba sobre tres ejes:

  • Terapia Linfática Global donde incluimos Terapia Linfática Manual, estímulo cervical y Terapia Linfática Mecánica Pasiva.
  • Vendajes adaptados a cada fase del tratamiento.
  • Tratamiento y movilización del hombro del lado afectado, de los tejidos de tórax y de la axila. Hay estudios previos que demuestran el aumento de incidencia del linfedema cuando estos están retraídos y no se mueven como deberían.

Realizamos a las pacientes del estudio un tratamiento intensivo de dos semanas y después un seguimiento al mes, a los 3 y a los 6 meses. Durante el mantenimiento algunas de ellas llevaron una manga de compresión y realizaron los ejercicios que se les prescribió regularmente.

Cada paciente tenía grados distintos de linfedema. Los grados se establecen en función de la diferencia en la circunferencia con respecto al lado sano (si lo hay), también en la diferencia de centímetros cúbicos o mililitros entre ambos. En Grado I existe una diferencia de entre 2 y 3 cm en la circunferencia, y menos de 400 cc de volumen, en el Grado II la diferencia es de 4 a 6 cm y entre 400 y 700 cc de volumen y en el Grado III la circunferencia es mayor de 6 cm y 750 cc de volumen.

 

El estudio concluyó que, después de 6 meses, las pacientes de Grado I redujeron su volumen 244,7% y 172,2% respectivamente, y el linfedema ya NO era visible.

 

Las pacientes de Grado II tuvieron una reducción del 88,2% y 107 % respectivamente.

 

Y la paciente de Grado III obtuvo una reducción del 84 %.

 

Aunque el trabajo fue solamente un “estudio de casos” los resultados son tan relevantes que creemos se deberían realizar investigaciones más amplias que corroboren estas conclusiones, que por otra parte observamos día a día en nuestra práctica clínica.

Desde AEL seguiremos trabajando para obtener fondos que nos permitan realizar este y otros estudios que puedan ayudar a los pacientes con linfedema. ¿Nos ayudas…? ¿Sabes que puedes hacerte socio o colaborar con donaciones puntuales?

Comentarios 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *