BENEFICIOS DE AQUA LIMPHATIC THERAPY EN PACIENTES CON LINFEDEMA

Hace ya un tiempo os hablamos en unos de nuestros posts de los mitos sobre el ejercicio en pacientes con linfedema. Ahora, tras asistir a varias conferencias en congresos sobre el ejercicio en el cáncer y en sus secuelas, como el linfedema, tenemos una buena noticia: ¡pasamos de prohibir ejercicios a recomendarlos, sin restricciones! También queremos enseñar a nuestros pacientes una automedición del miembro  tras la realización del ejercicio para ver su evolución, teniendo en cuenta que un aumento de volumen las dos primeras horas se considera normal.

¿Existe un ejercicio específico para cuidar mi linfedema?

Sí, existe el ejercicio para el linfedema. Suele realizarse con la prenda de compresión y sus beneficios son:  

  • Mejora la función linfática: ya que la contracción del músculo propulsa el líquido linfático por compresión directa de los vasos linfáticos.
  • Mejorar el flujo linfático aumentando la frecuencia cardiaca y el pulso, e induciendo cambios en la presión torácica/abdominal a través de la respiración profunda.
  • Mejora la movilidad de los tejidos blandos y de las articulaciones, reduciendo así cualquier posible impacto de la fibrosis en el flujo venoso y linfático.
  • Aumenta la tasa de depuración o reabsorción de 3-6 veces.

Hasta ahora los ejercicios que se habían diseñado aseguraban los beneficios de la “bomba muscular”, pero no nos aseguraban la dirección del flujo linfático.

¿Hay algo que respete más el flujo de la linfa?

Sí, el método Aqua Lymphatic de D. Tidhar, que consiste en ejercicios realizados en una piscina a 30-33ºC y con ello consigue sumar a todos los beneficios del ejercicio, los propiamente dados por el medio acuático, gracias a los siguientes factores:  

  • La presión hidrostática asegura que el flujo linfático sí que sea en el sentido adecuado (disto-proximal, hacia las axilas e ingles).
  • La flotabilidad que mejora la calidad de movimiento de los linfedemas con fibrosis.
  • Las turbulencias generadas con el movimiento, que son utilizadas para los automasajes.
  • La propulsión de la linfa mediante las contracciones musculares, “bomba muscular”.  

Los objetivos que se buscan con la realización de este ejercicio son: realizar un ejercicio sin dolor, que sea una actividad en grupo, que el paciente se responsabilice de sus cuidados realizando un auto-tratamiento, ayudar al mantenimiento y al volumen del linfedema, mejorar la movilidad articular, la fuerza y la resistencia muscular y, en consecuencia, mejorar la calidad de vida.

Según estudios realizados por la autora, con las sesiones en piscina se consigue:

  • Mejorar la adherencia al autocuidado, como el uso de las prendas de compresión, autodrenaje y ejercicios.
  • Mejorar la calidad de vida: sobretodo en el aspecto emocional y socia
  • Crear un clima y situación relajante: agua templada, música, ritmo lento de ejercicios…
  • Recibir un feedback de los resultados del volumen de su edema mediante gráficas.
  • Reducir a corto plazo el volumen del miembro pero sin medidas de compresión y ejercicios, aliviando los síntomas (aunque no se mantiene a largo plazo la reducción).

En un estudio piloto con 15 mujeres con linfedema moderado, que fueron seleccionadas de forma aleatoria, realizaron DLM, ejercicios de Casley- Smith y ALT (Aqua Lymphatic therapy). Todas las intervenciones fueron realizadas con un descanso de 2 semanas entre ellas para borrar sus efectos. Se toman medidas a los 10-30-60 minutos y a las 24horas y completan un cuestionario para ver con cual sienten más cambios.

Efectos del Aqua Limphatic Therapy en la calidad de vida de los pacientes

Desde mi experiencia, realizando una sesión por semana en el transcurso de 6 meses, puedo decir que hemos conseguido que a partir del tercer mes de ALT, se mantengan las medidas de volumen (comparado con el drenaje linfático quincenal de la fase de mantenimiento). Todas las pacientes usan su manguito con más ganas que antes de la ALT, pues ven que les es más útil, y refieren tener el brazo mucho más blando y menos sensación de pesadez.

 

Tania Sánchez Tornero. Fisioterapeuta ALT en Premium Madrid y colaboradora de AEL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *