¿Está bien diagnosticado y tratado el lipedema?

Orígenes

Para referirnos al lipedema debemos adentrarnos en la descripción original de 1940, cuando Allen EV. et Hines EA. lo describieron como:

 «una alteración de los miembros inferiores que afecta de manera casi exclusiva a la mujer, caracterizado por piernas gruesas grasas y edema ortostático”.

En 1950 Wold L. y colaboradores publicaron 119 casos de lipedema estudiados entre 1937-1946 y lo diferenciaron de la lipodistrofia, la “celulitis” (que había sido descrita en 1924 en Francia) y la esteatopigia, considerada entonces como manifestación de belleza de los Hottentot.

En la descripción de los 119 casos de la publicación de Wold L. de 1950, se confirman las características principales:

  • afectación dominante del sexo femenino (118 mujeres y un solo hombre afectado de lipedema en el cual coexistía una afectación endocrinológica),
  • compromiso bilateral y simétrico,
  • ambos miembros inferiores con escasa o nula fóvea y
  • ausencia de reducción del volumen con la elevación de los miembros.

Un 40% se quejó de dolor. Si bien el peso era variable, la mayoría tenía sobrepeso. Y un 29% tenía una preocupación excesiva por el aspecto de sus piernas.

 

Lipedema Tipo III de Schingale paciente con sobrepeso. (Documento de Consenso Lipedema 2018)

En publicaciones posteriores se han ido modificando los criterios diagnósticos del lipedema. Por lo que, a pesar de los progresos sanitarios de los métodos clínicos e instrumentales disponibles en la actualidad, el lipedema continúa siendo mal diagnosticado.

Durante décadas, el tratamiento del lipedema se llevó a cabo en Unidades de Linfedema aplicando Terapia Descongestiva Compleja y prendas de compresión sin obtener resultados en la reducción del volumen de los miembros, aunque mejorando los síntomas como el dolor. Estas circunstancias han planteado el debate actual sobre las terapias que conducen no solo a la mejoría de los síntomas, sino a la reducción del volumen de los miembros, planteándose el grado de componente graso y edematoso de los miembros con lipedema para optar por el tratamiento más adecuado a cada caso.

 


El lipedema hoy

Es posible que el desconocimiento de la patología del tejido graso en general o la falta de criterios clínicos, clasificaciones validadas y protocolos terapéuticos reproducibles sean responsables de estas controversias casi un siglo después de la descripción del lipedema.

Actualmente nos encontramos que el lipedema ha pasado de estar infradiagnosticado a ser sobre diagnosticado. Confundiéndolo con la obesidad, celulitis, adiposidades localizadas, enfermedad venosa crónica, lipodistrofias o linfedema.

La Asociación Española de Linfedema y Lipedema (AEL) propone por primera vez, en la Universidad Europea, un curso de formación dirigido a fisioterapeutas con la participación de un grupo multidisciplinar de profesionales con amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento del lipedema, con el objetivo de dar respuesta a muchas dudas que aún surgen en relación con el lipedema.

 

¡No hay eventos!

 

Texto escrito por E. Insua Nipoti. Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid. Responsable de la Unidad de Medicina Estética Corporal y Lipedema de Clínica Medivas en Madrid. Miembro del Capítulo Español de Flebología y Linfología de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular. Socio de Honor de la Sociedad Española de Medicina Estética. Docente y Coordinadora del Máster de Medicina Estética, Regenerativa y Antienvejecimiento de la UCM.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.