RESUMEN CONFERENCIA ILF Y REUNIÓN ICC

El pasado mes de junio tuvo lugar en Rotterdam la conferencia anual del International Lymphedema Framework (ILF), plataforma formada por profesionales, pacientes y empresas del sector creada para investigar y difundir información actualizada sobre linfedema y las patologías asociadas a él. En esta ocasión, junto al ILF se celebró también la reunión anual del International Compression Club (ICC), donde se expusieron las últimas actualizaciones internacionales sobre compresión.

Durante la ILF, varias fueron las conferencias desde una perspectiva de iniciativas educacionales. Queremos destacar el trabajo que está llevando a cabo la Lymphoedema Network Wales (Karen Morgan, Melanie Thomas), con la creación de un módulo ELearning cuyo objetivo es mejorar el conocimiento sobre el linfedema y el edema crónico (que podría ser fácilmente traducido para su uso en otros países). La misma organización ha desarrollado un protocolo de abordaje del edema crónico “wet leg” (linforrea) y un vídeo educacional para dar soporte a su implementación.

Cabe destacar algunas de las intervenciones sobre el rol del ejercicio en el manejo del linfedema. Margareth McNeeley habló de Ejercicio de resistencia progresiva descongestivo (ejercicio de resistencia + uso de la prenda de compresión + secuencia de ejercicios descongestivos), remarcando la fuerte evidencia que apoya los beneficios del ejercicio en los supervivientes de cáncer.

J.P. Belgrado presentó un estudio sobre el efecto del Nordic Walking en pacientes con linfedema secundario de cáncer de mama. Su estudio pretende verificar si el volumen del brazo se modifica con esta práctica, concluyendo que no aumenta el volumen y, si se combina con un vendaje multicapas, reduce significativamente el volumen (el estudio todavía está en progreso). Jane Armer, de la universidad de Missouri, presentó los resultados de un estudio que comparaba un programa de prevención y educación de linfedema más ejercicio con otro sólo con educación en pacientes con linfadenectomia. La conclusión a la que se llegó fue que el primer grupo recuperaba el ROM de ambas extremidades superiores antes que el grupo que no practicaba ejercicios.

Las ponencias dedicadas al linfedema en el paciente oncológico se centraron principalmente en el cáncer de mama. Se explicó la posibilidad de enfriar la piel a 10 grados centígrados antes del drenaje linfático manual consiguiendo, según las observaciones preliminares, una disminución del tejido fibrótico y una consistencia “más blanda” del edema. Por otra parte, un estudio muy interesante de Cestari, arrojó datos sobre el uso de la ecografía para el diagnóstico y para elegir la estrategia de tratamiento más adecuada en pacientes con linfedema en miembro superior. Estudian la morfología y vascularización de los ganglios de la zona, las características estructurales de los tejidos edematizados, etc… Obteniendo mucha información relevante y útil en el tratamiento. J.P. Belgrado, explicó la posibilidad de hacer una detección precoz del linfedema secundario en los tratamientos de cáncer a través de fluorescencia con infrarrojos (NIRFLI), imágenes que se obtienen en ambos miembros, antes y después de la exéresis ganglionar. En resumen, las investigaciones relacionadas con el linfedema como secuela del cáncer, están orientadas a la detección precoz y la disminución inmediata de los síntomas para tratar de dar la mayor calidad de vida al paciente.

 

Otro de los temas importantes que se abordó en el ILF fue la relación entre la obesidad y el linfedema.

El Dr. Berstsch, doctor e investigador de la Foldiklinic, explicó la relación recíproca que existe entre la obesidad y el linfedema. En ambas se produce un aumento y proliferación del tejido adiposo. Esta hipertrofia adiposa aumenta la secreción de adipoquinas proinflamatorias, que acaban dañando los vasos linfáticos, disminuyendo la correcta función linfática y empeorando, en consecuencia, el linfedema. En la Foldiklinic se propone tratar a estos paciente con terapia física descongestiva(basada fundamentalmente en drenaje linfático y compresión), ejercicio y dieta personalizada a cada paciente.

El Dr, Mehrara, por su parte, recalcó también el vínculo tan estrecho que existe entre la obesidad y el sistema linfático: el sistema linfático regula la inflamación. La obesidad produce una disfunción del sistema linfático que favorece la acumulación de líquido en el espacio intersticial. Este exceso de fluido produce que se desencadenen una serie de procesos biológicos que favorecen la inflamación, la fibrosis y el mayor acúmulo de tejido adiposo, empeorando así el estado linfadematoso. Mehrara manifestó la necesidad de afrontar la obesidad para mejorar el linfedema. Los estudios realizados hasta ahora muestran que disminuyendo el índice de masa corporal (IMC) de los pacientes con obesidades mórbidas, el sistema y función linfática de estos pacientes mejora.

Este año, la conferencia del ILF dedicó una día y medio a sesiones sobre el lipedema. Se habló sobre el diagnóstico, tratamiento conservador y quirúrgico, se discutió sobre la progresión del lipedema… Algunos encuentran asociado a la obesidad el empeoramiento del lipedema, mientras que otros ponentes defienden que para que unas piernas alcancen un estadio 3, antes deben haber pasado el estadio 1 y 2.

Hubo opiniones encontradas respecto a la presencia de edema en el lipedema y el origen del dolor en el lipedema. Algunos ponentes destacaron que el dolor podría estar causado por la inflamación crónica que acompaña al lipedema. Se presentó el tratamiento en el agua según el método Tidhar y tratando a la persona de forma global.

ANUAL MEETING INTERNATIONAL COMPRESSION CLUB (ICC)

Como cada encuentro anual, la sesión de la ICC no defraudó. Presentaron las novedades en el campo de la compresión.

Se puso en tela de juicio la ley de LaPlace en mediciones in vitro, que no in vivo, así como también el término de linfedema. Debido a las alteraciones que se producen en los diferentes tejidos en el linfedema, comprobado con preparaciones histiológicas, proponen que el término más correcto sería: LINFO-FIBRO-ADIPO-EDEMA.

Se dieron a conocer nuevos dispositivos relacionados con la compresión, como un aparato diseñado por una empresa israelí que combina la compresión neumática intermitente en un vendaje.

Presentaron los resultados de un estudio en el que se combinaba un calcetín compresivo hasta por encima de los maléolos con un vendaje compresivo Lundatex®, consiguiendo mantener una presión 20mmHg.

Un aspecto importante de la compresión que se trató fue el uso de vendaje de compresión en la enfermedad oclusiva arterial para reducir el edema. Sí se puede vendar, pero hay que hacer un seguimiento diario y realizado por expertos, teniendo muy claro que se mejora el edema y el flujo arterial, pero no para mejorar la enfermedad arterial.

Por último, también se habló de la nueva fisiología a nivel de la microcirculación, gracias a la revisión de la hipótesis de Starling: todo tipo de edema es un linfedema.

 

Hermi García , Raquel Pérez, Yolanda Robledo, Reme Ruiz

Comentarios 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.