Alimentación saludable en Navidades

La nutrición  se asocia de manera inconsciente a dietas, esfuerzo y hambre. Además, ahora se acercan las fiestas navideñas y con ellas, las mesas repletas de alimentos. Todo esto supone un verdadero quebradero de cabeza para muchos pacientes con linfedema pero afortunadamente, estos pacientes no deben llevar ningún tipo de dieta estricta, simplemente tienen que introducir pequeños cambios en el patrón de alimentación para generar una rutina de alimentación saludable.

Es importante que estos pacientes se mantengan en un peso corporal óptimo ya que la obesidad no ayuda ni a la disminución ni al mantenimiento del linfedema. Para conseguirlo, no solo se debe realizar una alimentación saludable sino que además hay que acompañarla de ejercicio físico adaptado a cada paciente de forma individual como rutina diaria. Esta combinación, junto al tratamiento periódico por un fisioterapeuta especializado supondrá una gran mejora en la calidad de vida de los pacientes.

Las siguientes pautas recogen los aspectos más importantes en cuanto al modelo nutricional que se debe seguir:

 

  • Hidratarse correctamente. No por beber más agua, el linfedema aumenta su volumen.
  • Ingerir numerosas frutas y vegetales. Éstas deben ser la base de la dieta. Las verduras y hortalizas han de prepararse sobre todo al vapor o poco cocinadas para que los nutrientes no pierdan sus propiedades nutricionales. La fruta, mejor entera que en zumos.
  • Realizar una dieta pobre en sodio, es decir, evitar añadir sal en los alimentos. Una dieta saludable y variada aporta el sodio suficiente como para no necesitar un aporte extra (se puede controlar mediante analíticas para asegurarse de que los parámetros son los adecuados). Es útil añadir especias al cocinar para aumentar el sabor de los alimentos y así no tener la sensación de “soso”.
  • Ingerir pocos hidratos de carbono y elegir siempre la variedad integral de los cereales, harinas, arroz, pan, etc. Así ayudaremos a que el nivel de glucosa en sangre se mantenga más estable y protegeremos la microflora intestinal. Esto disminuirá la permeabilidad intestinal y la inflamación sistémica. Además, evitaremos la aparición de otras patologías como la diabetes tipo II. Evitar el consumo de azúcar libre (azúcar de mesa) y edulcorantes (sobre todo fructosa).
  • En cuanto a las grasas, actualmente sabemos que lo importante es el tipo de grasa y no si es saturada o insaturada  (las grasas saturadas son aquellas que no presentan dobles enlaces en su estructura y que son sólidas a temperatura ambiente), sino que lo importante es si la grasa proviene de un alimento saludable o no. Los alimentos como los frutos secos, el huevo, o los lácteos contienen grasas saturadas saludables, mientras que las carnes procesadas, la bollería industrial o los alimentos preparados, contienen grasas poco saludables, que sumado a la cantidad de azúcares que les añaden, los aditivos y otros tantos ingredientes de dudosa calidad, hacen que no sean nada recomendables en nuestra alimentación. En cualquier caso, hay que realizar un consumo moderado de grasas ya que una ingesta excesiva (sobre todo de cadena larga) puede doblar el volumen de quilo producido en el intestino y añadir una cantidad extra de fluido al sistema linfático. Evitar el consumo de grasas trans (presentes en bollería industrial, pizzas, snacks…).
  • Reducir el consumo de carne roja, intentando que el aporte proteico de la dieta provenga sobre todo del pescado y la carne de ave. Estudios recientes demuestran, además, que la carne de vaca, cordero y cerdo poseen un azúcar perjudicial: lo que hace que sean “menos aptos para el consumo”.
  • Reducir el consumo de cafeína y alcohol.
  • En algunos casos puede ser necesario el aporte de suplementos alimenticios, como puede ser el ácido omega 3, la arginina, o ciertas vitaminas, pero estos siempre deben de estar supervisados por un especialista.

Si quieres colaborar y dar fuerza a nuestra voz, únete a la Asociación Española de Linfedema para ayudarnos a seguir adelante en nuestros objetivos: investigación, divulgación y formación. ¡Hazte socio! https://aelinfedema.org/socios/

o colabora con tu donación por pequeña que sea, ¡nos ayudará! https://aelinfedema.org/donativos/

 

¡Feliz Navidad y nuestros mejores deseos para 2018!

 

Irene Del Olmo

Bioquímica. Fisioterapeuta. Socia de AEL

Comentarios 1

  1. Ya he tomado buena nota.
    Después de los excesos de las fiestas estas orientaciones me vienen fenomenal.
    Ya las estoy poniendo en práctica.
    MUCHAS GRACIAS!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.