BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DE DRAGON BOAT en supervivientes de cáncer de mama

En la búsqueda de una práctica deportiva que fuera indicada para supervivientes de cáncer de mama, con su gran elenco de secuelas (cicatrices, mastectomías, reconstrucción con dorsal, amenaza de linfedema), y que además  ayudara a evitar el linfedema, me encontré con el Dragon Boat

Se trata de una modalidad de remo, milenaria en China, cuyas características la convierten en el deporte idóneo a practicar después de un cáncer de mama, con o sin linfedema. Esta práctica ha aumentado de manera exponencial y cuenta ya con más de 140 equipos específicos de la categoría de cáncer de mama, BCS (Breast Cancer Survival).

ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DEL DRAGON BOAT SON:

  • Contribuye a aumentar la fuerza muscular, el estado físico y el bienestar general.
  • Trabajo en equipo: aquí se va a una, te olvidas de tí por un rato y te conviertes en grupo.
  • Requiere una dosis de concentración que hace que solo estés a la práctica del remo, haciendo que ese rato tu cabeza esté centrada en esta práctica, con el consiguiente bienestar.
  • La diversidad: lo pueden practicar diferentes personas, de diferentes edades y con diferente condición física.
  • Es un deporte de repetición y resistencia , lo que lo hace idóneo para el trabajo en prevención y mejora del linfedema
  • Es beneficioso para las particularidades de  las distintas cirugías, desde las menos agresivas, hasta las que conllevan también linfedectomía. Siendo éste, especialmente, uno de los focos más importantes en cuanto a los beneficios de la práctica. Mejora toda la musculatura implicada, pectoral, dorsal, escapular.
  • Además, hay evidencia científica de la mejora del  linfedema y de ser una práctica efectiva para no desarrollarlo.
  • Aumenta la autopercepción y la autoestima.
  • Disminuye los efectos asociados a las secuelas que a veces pueden impedir hacer una vida normal, afectando al plano psicológico, físico o social. Con esta práctica se abordan los tres, al generar apoyo, compañerismo y alegría.
  • Contribuye a sentir que tienes parte de control en tu recuperación. Te haces protagonista de tu recuperación convirtiendo este revés en superación.
  • Es una práctica deportiva en contacto con la naturaleza, que ayuda mucho a mejorar los estados emocionales de ansiedad y depresión.
  • Hay competiciones tanto en España como en el resto del mundo. Posibilidad de viajar y conocer gente practicando deporte. Esto supone también una mejora en la calidad de vida indudable. Un gran paso muy apreciado que es recuperar la autonomía y las actividades placenteras y cotidianas, que por un lapso se habían perdido.
  • Tiene categoría propia BCS (Breast Cancer Survival), esto es una novedad muy considerable.

Todo esto, en el marco de la necesaria práctica de deporte como factor de protección en las recaídas y como objetivo de estilo de vida, por todos los beneficios que reporta tanto en prevención como en recuperación, hace de este deporte la práctica idónea si has tenido un cáncer de mama. El bienestar de participar en el Dragon Boat, según atestiguan participantes de estudios y que yo misma puedo confirmar, corrobora la importancia de dar a conocer esta maravillosa actividad.

Esto se puede resumir en dos objetivos:

  • Promover la salud y aumentar la calidad de vida a nivel físico, emocional y social a través del deporte, con un claro mensaje de esperanza.
  • Visibilizar estas prácticas, hasta ahora impensables para personas que han pasado un cáncer de mama, y que se conviertan en un recurso al alcance de las personas.

Debemos fomentar un abordaje holístico de nuestra salud. Donde la salud es un estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedad. Donde haya una comunión entre distintos profesionales, un trabajo interdisciplinar, que es la única manera de poder abordar la complejidad del objetivo.

En conclusión, el Dragon Boat puede ayudarte a mejorar a nivel físico, psicológico y social.
Si quieres más información puedes contactarles a través de:

 

Dra. Ángela Río y Carolina Hernández

BIBLIOGRAFÍA:

– Lacorossi, L., Gambalunga, F., Molinaro, S., De Domenico, R., Giannarelli, D., & Fabi, A. (2019). The effectiveness of the sport “dragon boat racing” in reducing the risk of lymphedema incidence: an observational study. Cancer nursing, 42(4), 323-331.
– McDonough, M. H., Patterson, M. C., Weisenbach, B. B., Ullrich-French, S., & Sabiston, C. M. (2019). The difference is more than floating: factors affecting breast cancer survivors’ decisions to join and maintain participation in dragon boat teams and support groups. Disability and rehabilitation, 41(15), 1788-1796.
– Stefani, L., Galanti, G., Di Tante, V., Klika, R. J., & Maffulli, N. (2015). Dragon boat training exerts a positive effect on myocardial function in breast cancer survivors. The Physician and sportsmedicine, 43(3), 307-311.
– Harris, S. R. (2012). “We’re all in the Same Boat”: a review of the benefits of Dragon Boat racing for women living with breast cancer. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2012.
– Kent, H. (1996). Breast-cancer survivors begin to challenge exercise taboos. CMAJ: Canadian Medical Association Journal, 155(7), 969.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.