Drenaje Linfático Manual y metástasis

 

¿Está contraindicado el Drenaje Linfático Manual en pacientes con cáncer?

La respuesta sobre la indicación o no del Drenaje Linfático Manual (en adelante DLM) es controvertida. El primer punto, y más importante, es quién lo hace, qué es y cómo debe realizarse.

Drenaje Linfático Manual

¿QUIÉN? Solo pueden tratar con esta técnica de DLM los fisioterapeutas especializados, es decir, que se hayan formado para ello una vez terminada la carrera en la universidad. Si, además, el DLM se aplica en pacientes oncológicos, habría que añadir más conocimiento o formación relacionado con el cáncer: los tipos de cirugía, los efectos secundarios de la medicación, el tipo de quimio, de radio de inmunoterapia, las indicaciones y contraindicaciones según el momento en el que esté el paciente, etc.

¿QUÉ Y CÓMO? Es una especie de masaje mediante maniobras manuales que se realizan de manera muy suave (40mmHg, como un roce o caricia) sobre la piel con el fin de influir en el sistema linfático, que está justo por debajo de la piel, y por encima de los músculos. De esta forma, se ayuda a mover el líquido y otras sustancias que se han quedado estancadas en los tejidos como consecuencia del tratamiento del cáncer.

En la Asociación Española de Linfedema (www.aelinfedema.org) , las consultas que más resolvemos están relacionadas con el cáncer de mama, pero también con neoplasias de útero, ovarios, próstata, melanomas, etc. con y sin linfedema, y con y sin actividad tumoral activa. La evidencia científica actual dice que, si el DLM está bien realizado, siendo suave y lento, no puede por estimulación mecánica hacer que ningún tumor se disemine, es decir, que mueva células malignas por el cuerpo.

Es más, en algunos casos, lo que se ha visto es que el drenaje tiene otros beneficios funcionales, que incluyen una mejor circulación y oxigenación de los tejidos, y una mejora en la función en cuanto a la circulación linfática. Esto puede mejorar el micro-entorno del tumor y aumentar la eficacia del tratamiento contra el cáncer (quimioterapia, por ejemplo). Además, un mejor drenaje linfático en el cuerpo puede facilitar una mejor respuesta inmunitaria contra las células tumorales.

Estos beneficios pueden compensar las desventajas potenciales de DLM.

Algunos artículos científicos consideran el DLM como “neutral” respecto a la recurrencia del cáncer y la metástasis. El potencial metastásico se rige principalmente por la naturaleza biológica de las células cancerosas. Por lo tanto, los médicos y los pacientes no deben dudar en realizar tratamientos con DLM para el linfedema. Es una técnica con múltiples beneficios, relajante y agradable para los pacientes.

Tras revisar la evidencia disponible, estos son los resultados de los estudios para las afirmaciones realizadas en el artículo:

  • El estudio de Hsiao y colaboradores 2015, afirma que el tratamiento con DLM es seguro y no aumenta el riesgo de recidiva de la enfermedad en los supervivientes de cáncer de mama que desarrollaron linfedema después de la cirugía, la disección de los ganglios axilares y la terapia adyuvante (quimio-radio).
  • El estudio de Mena 2009 realizado sobre pacientes con metástasis simples y múltiples tratados con DLM, no empeoró o agravó el cuadro oncológico, sino que mejoró el volumen de los linfedemas, la movilidad articular y el dolor. Y no hubo aumento de metástasis, por lo tanto, su uso es recomendable.
  • El estudio de Ruger 1998, contraindica el DLM justo sobre la zona del tumor si está activo y no está siendo tratado, pero no lo contraindica si se realiza a distancia o si el paciente está siendo tratado.
  • Jean Claude Ferrandez 2002 afirma que el “cáncer evolutivo” no debe ser una contraindicación al tratamiento físico del linfedema, pero que la zona donde está el tumor debe ser evitada en el masaje.
  • Foldi 2003 afirma que la responsabilidad de la metástasis recae sobre la biología de las células y las condiciones del sistema inmunológico y que por tanto, los factores mecánicos como el DLM o el masaje no pueden provocarla.
  • Zuther 2005 dice que no hay evidencia de que el DLM u otra técnica manual o de masaje puede acelerar su crecimiento o que se disemine o se extienda el cáncer.
  • El estudio de Godette 2006, respalda la afirmación de que esta terapia no contribuye a la propagación de la enfermedad y no debe ser evitada en pacientes con metástasis.
  • Chavero 2006 comenta que pocos médicos recomiendan el DLM o el masaje como técnicas de las que los pacientes en tratamiento para el cáncer pueden beneficiarse. Aún logrando “un gran alivio cuando lo reciben, pocos médicos los recomiendan y a menudo lo desaconsejan”.

Drenaje Linfático Manual

CONCLUSIÓN: el DLM es una técnica segura y eficaz si la realizan los profesionales adecuados. NO produce metástasis y mejora la calidad de vida de los pacientes. Forma parte de la Terapia Descongestiva, mejora el linfedema combinándolo con vendajes, ejercicio, educación y cuidados de la piel. Se necesitan más estudios para demostrar cómo optimizar los beneficios de esta técnica y evitar posibles daños a pacientes con cáncer.

 

Dra. Ángela Río. Fisioterapeuta oncológica y linfoterapeuta.

Chavero, C. I. (2006). Masaje y drenaje linfático Manual en pacientes bajo tratamiento para el cáncer de mama. Instituto de Cirugía plástica Martin del Yerro. Madrid.
Ferrandez, J. C. (2001). Reeducación de los edemas de los miembros inferiores. Ed. Masson. Barcelona.
Flor, E. M., Flor, E. M., & Flor, A. M. (2009). Manual lymph drainage in patients with tumoral activity. Journal of Phlebology and Lymphology, 2(1).
Földi, M., Földi, E., & Kubik, S. (Eds.). (2003). Textbook of lymphology: for physicians and lymphedema therapists. Urban & Fischer.
Godette, K., Mondry, T. E., & Johnstone, P. A. (2006). Can manual treatment of lymphedema promote metastasis. J Soc Integr Oncol, 4(1), 8-12.
Hsiao, P. C., Liu, J. T., Lin, C. L., Chou, W., & Lu, S. R. (2015). Risk of breast cancer recurrence in patients receiving manual lymphatic drainage: a hospital-based cohort study. Therapeutics and clinical risk management, 11, 349.
Rüger, K. (1998). Diagnosis and therapy of malignant lymphedema. Fortschritte der Medizin, 116(12), 28-30.
Zuther, J. E. (2005, November). Lymphedema Management. In Cancer Forum (Vol. 29, No. 3).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.