FISIOTERAPIA ONCOLÓGICA EN LOS CÁNCERES GINECOLÓGICOS

El mes pasado os hablamos sobre el linfedema secundario como consecuencia del tratamiento del cáncer. En esta ocasión vamos a poner el foco en los cánceres ginecológicos. Los principales son de ovario, de cuello uterino, de útero, de vagina y de vulva. En todos ellos el riesgo aumenta con la edad.

El cáncer de ovario tiene la supervivencia más baja de los distintos cánceres ginecológicos, es de  5 años aproximadamente en el 50% de las pacientes. Todas las mujeres podemos padecerlo, sobre todo a partir de la menopausia. Suele tener síntomas silenciosos y diagnosticarse en fases avanzadas. Puede confundirse con molestias intestinales que cursan con hinchazón abdominal, dolor pélvico, más necesidad de orinar…Imagen de http://ovariancancerday.org

Su tratamiento es con cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia hormonal y/o terapia dirigida.

Como hemos comentado en otras ocasiones, hablando de otras neoplasias, hemos de saber que tanto la cirugía como la radioterapia son factores de riesgo para padecer linfedema.

Por ello, después de los diferentes tratamientos del cáncer, es muy importante hacer fisioterapia oncológica. El objetivo siempre es el mismo: mejorar la calidad de vida de las pacientes después del tratamiento oncológico. La fisioterapia oncológica ayuda a los problemas que aparecen en el suelo pélvico (dolor, pérdida de tono muscular, incontinencia urinaria, disfunciones sexuales, sequedad…), problemas en el abdomen y la zona pélvica, en las ingles… Además, la fisioterapia ayuda a aliviar el dolor, a disminuir o eliminar el edema postquirúrgico, a mejorar las cicatrices, a facilitar la capacidad de volver a moverse de manera normal, a evitar posturas antiálgicas y, sobre todo, ayuda a controlar o prevenir el linfedema. Tras el tratamiento de los cánceres ginecológicos puede aparecer linfedema en el pubis, en los genitales, en el abdomen y en las piernas.

El día 8 de mayo se celebra el Día Mundial del cáncer de ovario, con el objetivo de aumentar la concienciación entre las mujeres. Como siempre decimos, la concienciación y la información son las grandes aliadas de la prevención.

Podéis encontrar más información en:

 https://www.cdc.gov/spanish/cancer/gynecologic/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *